Hábitos saludables para una vida saludable

Tabla de contenidos

Mi abuela tiene 90 años, vive sola, y esta semana santa todavía preparó comida y torrijas para los ocho que estábamos.

Ve menos que antes, oye menos, es más torpe, anda más despacio… pero no tiene ni un dolor.
Ella, de forma natural -y sin darle muchas vueltas- tiene multitud de hábitos saludables.

Una vida de hábitos saludables.

Cada mañana, nada más levantarse, abre un librito que tiene de unos evangélicos que pasaron por el pueblo y se lo dieron, y “aunque eso no es lo suyo”… le gusta. Lo abre al azar y lee una oración que suele servirle de inspiración.

Después reza. Reza por todos, hijos, nietos, biznietos, por sus vecinos y por todo el que lo esté pasando mal en ese momento. Yo agradezco muchísimo estar entre los elegidos.

Después se pone guapa, “por lo que pueda pasar, así ya está una arreglada”. Siempre colorida y alegre.
Desayuna lo que considera que es buen desayuno para ella, y a veces, el fin de semana, se toma algo un poco más especial.

Por las mañanas hace sus cosas, la comida, alguna compra, atender al que pase por allí…, ha sido una casa divertida y con movimiento, y todavía tiene su ajetreo.

Come con un poquito de vino, ni más ni menos.

Por las tardes lee, lee mucho, ve algo de tele, pasea si hace bueno, y si no pedalea con un artilugio que tiene. A última hora, va a misa. Y no sólo va, también escucha y reflexiona sobre lo que oye.

Cena un yogurt o similar, y nada más, porque sabe que le sienta mal.

Se quita el maquillaje, y se echa crema.

Se sienta otro rato a la tele, a ver si encuentra algo con lo que dar un par de cabezadas antes de irse a la cama.

Se acuesta y duerme de un tirón, tiene la conciencia tranquila, se porta bien y lo sabe.

Encontrar nuestros hábitos saludables

Todos tenemos bastante claro lo que son los hábitos saludables.

Sabemos la importancia de una dieta equilibrada, de hacer ejercicio, de evitar o minimizar hábitos tóxicos como el alcohol o el tabaco o de nutrir nuestra mente y nuestro espíritu.

Sin embargo lo que para uno es un hábito saludable, para otro puede no serlo.

La cuestión va más allá, y consiste en saber que te siente bien a ti, y hacerlo.

El sentido de bienestar, un sentido descuidado.

Para saber qué te sienta bien a ti, lo primero es ser consciente de cómo te sientes. La pedagogía Waldorf considera doce sentidos y no cinco.

Uno de ellos es “el sentido del bienestar” el cuál todos deberíamos agudizar desde pequeños. ¿Me siento bien? Y si no es así… ¿Qué me pasa? ¿Desde cuándo? ¿Cuál ha sido el desencadenante?

Parece evidente, pero no lo es.

A veces estamos nerviosos, vamos con prisas, o estamos malhumorados, y la razón de fondo puede ser que nos aprieta un zapato, tenemos que ir al baño, o tenemos hambre. Sin embargo, no reparamos en ello, y por tanto no ponemos solución.

Cada vez estamos más desconectados de nuestro cuerpo, tanto por el tipo de vida que llevamos, cómo por el hecho de que no nos educamos para estar en sintonía con él.

Conectarnos con nuestro cuerpo, el primer paso.

Desarrollar la conciencia corporal, la conexión con nuestro cuerpo y nuestro centro, son maneras de empezar a tener la capacidad de saber cómo te sientes, de escuchar qué te dice tu cuerpo, y de poder empezar a discernir qué necesitas en cada momento, qué te sienta bien.

Este sería un paso importante de cara a ir definiendo qué hábitos son saludables para ti.

Lo siguiente es hacer aquello que te sienta bien, e ir desechando lo que no.

Esto debería ser fácil, pero la gran mayoría tenemos un boicoteador dentro, que quiere hacer lo que le dé la gana en cada momento, y minimiza las consecuencias… está muy relacionado con lo que se llama ego, que a su vez está muy relacionado con los impulsos…

Para cada uno la tentación está en lugares distintos… unos en el dulce, otros en comer un plato dos veces más grande de lo que necesita, otros en el alcohol, en los videojuegos, otros se enfadan por cualquier cosa…

Cada uno con lo suyo, da igual

El problema es que nos alejan de nuestro objetivo de hábitos saludables, que en el fondo es sentirnos bien física y emocionalmente.

¿Cómo mantener una vida de hábitos saludables?

Voluntad y disciplina son buenos aliados. Podemos hacer que crezcan proponiéndonos pequeños objetivos saludables que cumplamos.

Hacer todos los días algo tiene mucho poder, porque anteponemos eso que hemos decidido hacer, a todo lo demás.

Traiga lo que traiga el día, no nos vamos a dejar arrastrar, vamos a anteponer la decisión de hacer lo que habíamos previsto. Es como plantar una pequeña semilla, algo empieza a crecer en ti, tú decides y decides lo mejor para ti.

Que sea un poquito es fundamental, ya que si nos marcamos objetivos ambiciosos, que requieran demasiado tiempo o esfuerzo, el boicoteador nos dará muchas razonas para no hacerlo.

El objetivo final puede ser ambicioso, pero hay que dividirlo en pequeños retos que sean los suficientemente pequeños como para cumplirlos, y lo suficientemente grandes como para que sea un pasito más en ese camino de integrar hábitos saludables para ti en tu día a día.

Para empezar, podríamos intentar incluir una pequeña rutina que nos conecte con nosotros mismos, cómo una meditación corta, unos estiramientos, unas respiraciones, cantar, bailar.

Conectar cada día con uno mismo, es algo muy beneficioso, porque hace que vayamos aprendiendo el camino, hasta que seamos capaces de mantener nuestro centro incluso en las situaciones más límite.

También aprendemos a diferenciar cuando estamos en nuestro centro, y cuando no.

Estando en nuestro centro, vamos a ser capaces de tomar mejores decisiones para nosotros, y nos vamos a dejar arrastrar menos por lo que pase fuera.

Un consejo, si un día fallas no lo tires todo por la borda, simplemente haz todo lo posible por retomar al día siguiente.

Porque la vida trae muchos imprevistos, y a veces, sucumbimos ante ellos. Son pruebas que a veces atravesamos sin despeinarnos, pero otras nos dejan patas arriba.

No pasa nada. Sólo hay que volver a empezar.

La diferencia entre conseguirlo y no, es sólo esa, cada vez que nos caigamos, levantarnos y volver a empezar.

Intorus como una herramienta de hábito saludable

Un hábito saludable con el que podrías empezar, o que podrías introducir en tu rutina, es utilizar Intorus 5-10 minutos al día. ¿Por qué?

Porque incluye muchos de las ideas y conceptos de los que hemos hablado.

  • Es motivador y no necesitas grandes requisitos, ni aprender una técnica complicada para empezar a hacerlo y a disfrutarlo.
  • Puede ser tan sencillo cómo bailar con un canción que te guste y mover el cuerpo libremente para empezar el día.
  • Desarrollas la conciencia corporal por la manera en que pone en común sensación y movimiento.
  • Trabaja la atención y la concentración, ya que no se para, y al tener que coordinarte con él, hace que estés atento y concentrado.
  • Haces ejercicio físico, especialmente enfocado a espalda, hombros, cuellos y brazos.
  • Se trata de un movimiento libre, al tiempo que ordenado, que trabaja la coordinación de ambos brazos. Ayuda a activar y utilizar ambos hemisferios del cuerpo por igual.
  • Es agradable e inspirador, invita a probar e ir más allá. Despierta el instinto de superación.

Por todo lo anterior, tras utilizarlo unos minutos, notas que estás centrado, que ha habido un pequeño cambio en cómo te sientes.

Notar esa sensación en tan poco tiempo, nos permite ver la diferencia entre estar en tu centro y no estarlo.

Lo ideal sería no salirnos nunca de nuestro centro, pero como primer paso tendríamos diferenciar cuando estamos dentro, y cuando estamos fuera.

La tangibilidad del bienestar.

El estado que genera Intorus, tras utilizarlo unos minutos es algo tangible.

Después de escuchar a muchos niños y adultos decir que se sienten mejor después de usarlo un rato, quise saber que pasaba.

Por esta razón realizamos un estudio con la tecnología GDV-EPC (pueden descargarse gratis el estudio, completando el formulario)

El estudio afirma lo siguiente:

El análisis de los resultados de las mediciones tomadas en este estudio son concluyentes, y podemos afirmar que INTORUS (utilizado 10 minutos) mejora de modo significativo el campo de energía humano (CEH) de la persona que lo utiliza. Re-equilibra, por tanto, el sistema de meridianos y el CEH.

Resultado del estudio con tecnología GDV-EPC

 Acepto recibir información, novedades y ofertas de IN-TORUS. Para más información revisa nuestras Políticas de Privacidad y Aviso Legal

Bajo mi punto de vista, la razón es el conjunto de beneficios que Intorus tiene, y describo más arriba, unido a su geometría.

Intorus materializa la forma del toroide y su movimiento. El movimiento toroidal nos habla del modo en que se mueve la energía a cualquier nivel de existencia, y por tanto está muy relacionado con el flujo energético.

No sólo tenemos un toroide rodando por los brazos, si no que nos incita a realizar un movimiento toroidal con nuestro cuerpo.

Taller de movimiento

Si quieres profundizar más en sus usos y especialmente en una técnica que te muestra cómo coordinar tu movimiento con el de Intorus, tal vez te interese el taller de Movimiento Intorus.

Podrás profundizar en esta herramienta y sacarle un mayor partido a nivel físico, mental, emocional y energético.

Por último, quiero presentaros a mi abuela, se llama Rufina y me está demostrando que vejez no es sinónimo de enfermedad.

Rufina, la abuela de hábitos saludables

También te podría interesar...

Emprendedoras y Empresarias en Tiempo de Reconstrucción

El próximo jueves 30 de junio de 2022 de 9.30h a 13.30h en CASA DE LA MUJER (CÁCERES) , tendré la oportunidad de participar en el encuentro de emprendedoras y empresarias “EMPRENDEDORAS Y EMPRESARIAS EN TIEMPO DE RECONSTRUCCIÓN”.

La mente y la conciencia corporal
¿Qué son las terapias alternativas?

Son dos las principales diferencias entre la medicina alopática y las terapias alternativas. La primera se refiere a la visión sobre la enfermedad y la segunda a la visión del ser humano.

La Conciencia Corporal
¿Qué es la Conciencia Corporal?

¿Os imagináis tener un radar o un sonar que detectase si las situaciones, personas o decisiones que tenemos delante son perjudiciales para nosotros?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ INFO

ACEPTAR
Aviso de cookies